Panamá, 27 de noviembre de 2000
 
La capital, mares y ríos, ecoturismo, playas, tierras altas folclore, dónde quedarse
Listado de empresas panameñas, educación, medios de comunicación, economía Gastronomía, de noche, cines, agenda
RESEÑA
RAICES
HOY EN LA RED
PORTADAS DEL DÍA
REPORTAJES ESPECIALES
DIRECTORIO DE E-MAIL
TITULARES POR E-MAIL
EDICIONES ANTERIORES
TRANSPORTE
EMPLEOS
SERVICIOS
ANUNCIOS VARIOS
BIENES RAICES
ALQUILER
VENTA
ARTÍCULOS VARIOS
FINANZAS
JUDICIALES

 

 

  .  
 

La red en sus manos

Los PDA están cambiando la forma en que utilizamos internet

Marta Ferrer
mferrer@prensa.com

Sreenath Sreenivasan, profesor de Nuevos Medios de la Universidad de Columbia en Nueva York, insiste probar los límites de internet. Su esposa no podía creer cuando –en medio de la película Shakespeare in Love– Sreenivasan sacó su PDA (personal digital assistant) para buscar citas de Shakespeare que había bajado de un sitio web.

‘‘Mi PDA ha cambiado mi vida’’, dice el profesor. ‘‘Lo uso para calcular propinas en restaurantes, para leer mapas del metro, para recibir los titulares de The Economist, para rastrear paquetes de Fedex, y hasta para guardar mis fotos matrimoniales. Nunca olvido mis compromisos ni los cumpleaños de mis familiares y amigos’’.

Probablemente, Sreenivasan es un ejemplo extremo. Pero nadie puede negar que los PDA –además de ayudarnos a organizar nuestro tiempo– están cambiando la forma en que utilizamos internet.

De ‘‘Palm’’ a PDA

Para los que están confundidos por el término PDA (por sus siglas en ingles, personal digital assistant o asistente personal digital), una pista: Mucha gente se refiere a los PDA como Palm Pilots, el nombre de la marca precursora de estos aparatos portátiles, que alega caber en la palma de su mano. Sin embargo, hay diversas marcas de estos aparatos que se inventaron para organizar.

En términos sencillos, un PDA es mucho más que una agenda electrónica. Además de recordarle reuniones y cumpleaños, a los PDA se les puede instalar una serie de programas que van desde mapas hasta juegos. Pero más importante aún, hoy en día estas ‘‘minicomputadoras’’ también le permiten acceso a internet y correo electrónico.

Una vendedora de Sonitel explica cómo los compradores preguntan por un Palm, pero en realidad se refieren a los PDA en general. ‘‘Por ejemplo, el modelo Aero de la marca Compaq es muy popular; a los compradores les gusta la pantalla a colores’’, dice.

Gionela García, vendedora de Panafoto, está de acuerdo con que el público conoce –y por ende pide– más el Palm Pilot. ‘‘Pero Panafoto también vende el modelo WorkPad de IBM’’, añade.

Por lo general, son los jóvenes ejecutivos los que compran estos aparatos, dice una vendedora de Sonitel. ‘‘El público en general se muestra reacio a utilizarlos por temor a la tecnología, pero en realidad son muy fáciles de usar’’.

Para ir preparando su bolsillo, un PDA de último modelo (ya sea el Palm V o el Compaq Aero), fácilmente podría costarle más de 400 dólares.

La venta de los PDA, tanto en Panamá como en el mundo, ha tenido un éxito tremendo. Según investigaciones de NPD Research, la venta de los PDA en Estados Unidos debe duplicarse para finales de este año. En 1999, este mercado vendió un total de 436.5 millones de dólares, mientras que, hasta junio de este año, ya se habían vendido 406.9 millones.

Como es de esperarse, la costumbre de llamarle Palm a los PDA se refleja también en los números. Este año la marca continúa dominando el 65.4% del mercado estadounidense. El segundo lugar lo ocupa Handspring (recién introducida este año), con un 21.6%.

La fiebre por los PDA también ha llegado a Panamá. ‘‘Apenas llegan, se van’’, dice una vendedora de Sonitel. Dionisio Nuñez, gerente de ventas de Multimax, también está de acuerdo con que la venta de los PDA ha sido muy exitosa.

¿Que si vale la pena? Según Sreenivasan, seguro que sí. ‘‘Los PDA han ayudado a organizar la vida de millones de personas –dice el profesor–, personas como yo, que necesitan un poco de ayuda electrónica para controlar su tiempo’’.

¿Más que una agenda electrónica?

Es cierto que en Panamá aún no existe la conexión a internet (eso depende tanto de los proveedores de acceso a internet como de los proveedores de telefonía celular), pero sí es posible conectarse a través de un módem y una línea telefónica. Un módem para los Palm Pilot cuesta aproximadamente 179 dólares, según Núñez. Aunque navegar la red con un Palm Pilot es un poco más limitado que navegar con una PC, Núñez asegura que los módem son una buena adición para los PDA.

Luis Carlos Stoute, gerente de Microsoft Panamá, utiliza una ‘‘pocket PC’’ (computadora de bolsillo) en lugar de un PDA. Dentro de su oficina, Stoute se conecta inalámbricamente a internet con su ‘‘pocket PC’’. Funciona por medio de un puerto infrarrojo (con un alcance de 100 pies) que transmite la señal de internet desde su PC regular, explica.

Stoute hace de todo con su computadora de bolsillo: desde revisar su correo electrónico, organizar su agenda y archivar documentos, hasta leer el periódico. ‘‘¡Y todo esto mientras espero el elevador!’’, alega.

Según él, la ventaja que tienen las ‘‘pocket PC’’ en comparación con los PDA es su versatilidad. Es decir, son compatibles con programas como Word y Excel, y además pueden archivar fotos y leer música en formato mp3. Por supuesto, todo esto a cambio del tamaño: ‘‘Sí son un poco más grandes’’, admite.


Comentarios a: internet@prensa.com

 
.

[ volver a la página principal ]

Derechos reservados, Corporación La Prensa.

internet@prensa.com